Nuestra Odisea para llegar a San José fue peor que la que le tocó vivir a Ulises para volver a casa.

Pero no voy a entrar en detalle en ese sinfín de viajes, papeleo y burocracia que hay de por medio para poder viajar ahora en tiempos de covid.

Para resumir te diré lo que necesitas saber si estás pensando en viajar a Costa Rica.

Si estás vacunado (2 dosis) y tienes el certificado estás de suerte, no tienes que hacer nada más que rellenar un pase de salud y listo.

Si no estás vacunado deberás contratar un seguro covid que te cubra gastos derivados por coronavirus mínimo 50000$ y además mínimo 2500$ para estancias en caso de cuarentena y hacer el pase de salud.

Hasta aquí todo bien si tu vuelo es directo a San José, pero si tienes alguna escala como fue en nuestro caso en EEUU, deberás además de todo lo anterior solicitar la ESTA y hacerte un test antígenos con resultado negativo.

Hasta aquí todo el papeleo, ahora pasemos a la acción, una vez aterrizas en San José.

Nosotros llegamos de madrugada y habíamos leído en otros blogs que para hacer el cambio de moneda (De euros a colones) había un banco en el mismo aeropuerto (NO caja de cambio). Así que nada más salir de los controles de pasaporte preguntamos dónde se encontraba dicho banco. 

En cuanto sales del control de pasaportes encuentras varias cajas de cambio para cambiar a colones pero te aconsejamos esperar e ir directamente al banco. En esas cajas nos ofrecían un cambio a 605 colones por cada euro y en el banco fueron 705. Puede parecer poca la diferencia pero si tienes pensado cambiar bastante efectivo te conviene buscar el mejor cambio.

El banco se encuentra en la primera planta (en salidas) si no lo encuentras pregunta que todo el personal que trabaja en el aeropuerto son muy amables.

Una vez con nuestros colones en la cartera pusimos rumbo a la parada de autobús que te lleva hasta el centro. Está la opción de pillar un taxi pero nosotros lo descartamos por lo caro que resulta si viajas tipo mochilero y por bastante tiempo.

El bus que es un trayecto de una media hora si no hay tráfico nos costó 650 colones a cada uno, es decir, por menos de un euro llegas al centro sin problema.

El centro de San José no es que sea la ciudad más turística y bonita del mundo, de hecho cuando nos bajamos del bus nos quedamos un poco sorprendidos por el ambiente que circulaba por el lugar. Ya sabíamos que era un poco peligrosa (más de noche) y que no conviene salir por el centro llamando mucho la atención (con cámaras en la mano, collares llamativos, anillos u objetos que puedan indicar que tienes mucho dinero).

Nosotros no tuvimos ningún problema y llegamos al hotel sin ningún percance, de hecho la gente no nos miraba como si fuéramos extraterrestres sino más bien como si estuvieran acostumbrados a ver turistas campando por los alrededores.

Nuestro hotel se llamaba “Hotel La Castella” está en booking y es lo más económico que encontramos (habitación doble estándar con baño privado 17000 colones, unos 24€). Estaba todo muy limpio y la señora que lleva el hotel es muy amable pero también muy parlanchina por lo que si elegís el hotel no le déis mucha cuerda 🙂 Yo hablé con ella y terminé ayudando en recepción configurando el hotel en booking. 😛

El hotel del centro está a unos 5 minutos caminando así que por precio y ubicación dimos en el clavo.

En San José nos quedamos 3 días, uno lo aprovechamos para descansar ya que estábamos bastante exhaustos entre vuelos y escalas infinitas. 

El centro no tiene gran cosa para visitar, me gustaría poner que es un centro muy bonito y que tiene monumentos preciosos para fotografiar, pero prefiero ser sincera.

Hay dos calles peatonales y por las que veréis a todo el mundo pasear, en cuanto estéis en ellas os sentiréis como cuando váis a la feria. Todas las tiendas o en su mayoría tienen a una persona con un micrófono anuncinando las rebajas, o un “Pasen y vean” o “No pierda la ocasión de comprarse los pantalones más populares”… Esto lo veréis incluso en carnicerías y restaurantes (todo un espectáculo).

Las tiendas son como de mercadillo, la ropa tirada por todos los lados, en un mismo lugar puedes encontrar ropa, comida, accesorios de limpieza y hasta souvenirs. Además de las tiendas hay un mercado de comida y recuerdos llamado el “Mercado Central” por el que os cansaréis de dar vueltas. Es un buen lugar para comer bueno y barato en el que además hacer las compras de los recuerdos (el regateo es obligatorio).

Además del mercado central hay otro mercado llamado “Mercado de las artesanías” que está un poco más alejado y a nosotros no pareció un pelín triste ya que no había casi de nada. (ni artesanías)

Entre lo poco que podéis visitar están los museos del oro, del jade  y el teatro principal todos con un precio mínimo de unos 15$. A nosotros no nos llamaron nada la atención y preferimos saltarnos la visita. 

Prácticamente nuestra vida en el centro se centró en dar paseos por las dos calles peatonales y comer “Casaditos” en el mercado central. 

Para comer os lo aconsejo ya que podéis encontrar variedad y a muy buen precio. Nosotros comimos por 4000 colones (2 platos de casaditos y 2 bebidas por 5€).

Una anecdota que nos pasó y además que os la quiero contar para que la toméis de referencia si vais a pasar un día o más en San José. 

Al llegar fuimos bastante confiados y no nos pasó nada, pero un día que estaba sacando una foto a una iglesia que me pareció bonita un señor que pasaba cerca nos dijo “Escondan sus teléfonos que aquí hay muchos robos”. 

El señor no fue el único ya que donde fuimos a comer en el mercado central nos alertaron báscamente de lo mismo, que a pesar de que las calles peatonales estaban llenas de policias vigilando y que era a plena luz del día los robos eran más que frecuentes. Además nos indicaron y recalcaron que por la noche no se nos ocurriera salir por el centro ya que era muy peligroso.

He sentido algo de pena en nuestra estancia, ya que viajar con la sensación de inseguridad encima no te deja disfrutar todo lo que te gustaría y además te hace prejuzgar a la gente inconscientemente porque sabes que no puedes fiarte de nadie desconocido. 

Es una pena que no podamos viajar por todo el mundo sin sentir miedo.

Si queréis un consejo, no vale la pena quedarse en San José, si queréis un día por ver lo que os contamos bien, pero más, bajo nuestra humilde experiencia no vale la pena.

Esperamos que disfrutéis Costa Rica. 

En la próxima entrada os escribiremos desde La Fortuna, un lugar con una fascinante naturaleza, cascadas y un famoso volcán.